Estamos agitándonos, yendo de un lado a otro. Enredados. A mil.
Mientras pasamos el día y nos vamos sobrecargando de información. Atendiendo llamados externos. Pareciera que hemos decidido cargarnos de problemas ajenos. Esto no es saludable. Perdiendo poco a poco quiénes somos.
Es momento de hacer un alto y romper este ciclo. No parmitas que se pierda tú naturaleza.
Aquí nos han visto crecer. Renueva ya la forma como ves las cosas. Eres tú quien decide.
Recuerda la calma que existe cuando se está en silencio. Regresa a ti y a contruir diligentemente, pacientemente. Recupera tú naturaleza