Miércoles, 20 de Febrero de 2019 -

Traductor brasileño y voluntaria de la JMJ, impresionados con la cultura panameña y sitios turísticos

23 Ene 2019

Con la responsabilidad de ser una de las voces que transmita del idioma español al portugués  e italiano los mensajes del papa Francisco, durante los actos centrales de la Jornada  Mundial de la Juventud (JMJ), viajó a Panamá, desde el pasado 13 de enero, Leonardo José Lima  Poleto, traductor brasileño de ascendencia italiana.
 “Los brasileños tenemos la fama de ser exagerados a la hora de transmitir emociones y fue lo que se vivió ese año durante la JMJ, una experiencia global que ahora se traslada a Panamá, con una cultura diferente, pero unidos en iglesia”, destacó.
Los  nueve días en el istmo panameño le permitieron al traductor brasileño conocer el centro de la ciudad, el Casco Antiguo, presenciar las operaciones del Canal en su zona ampliada  e islas de la Comarca Guna  Yala y tiene agendado, antes de retornar a su país, visitar el Conjunto Monumental de Panamá Viejo, declarado por la UNESCO, patrimonio Histórico de la Humanidad en 1997.
Comentó que tuvo la oportunidad de recorrer el Casco Antiguo en tres ocasiones y observó que el lugar tiene un peso histórico valioso, por la arquitectura colonial de sus edificios, plazas e iglesias que han sido revitalizadas, para  conservarlas y como atractivo turístico al visitante.
Para el joven brasileño, que se jacta  de haber viajado por 35 países de Suramérica y Europa, es asombrosa la cercanía de la ciudad antigua con la ciudad de enormes edificios. “Hasta ahora no había conocido un país con esos contrastes tan marcados entre lo nuevo, lo vanguardista y lo antiguo y en una nación tan pequeña”.
El itinerario lo llevó a las instalaciones del Canal Ampliado, donde  observó el tránsito  de buques de gran calado por esta parte de la franja canalera, cuya construcción calificó como la audacia humana que pudo lograr sobreponerse a la naturaleza y crear esta maravilla al servicio del mundo.
Sobre las islas de Guna Yala  señaló que fue como  entrar al  paraíso: “quedé extasiado y trate de ampliar mi memoria lo más que pude para guardar  esas imágenes de sencillez, aguas cristalinas, belleza natural y virgen y una cultura  indígena autóctona, que  en pleno siglo 21 aún se mantiene. He viajado a Cancún, México, y otros países, pero nunca vi algo igual”.
En tan solo minutos  de subir a instagram y facebook imágenes de Guna Yala, dijo que recibió más de 500 “me gusta”, “quiero ir”, “¿dónde es?”, de amistades de España, Italia, Argentina, Colombia, Alemania y Brasil.
Entre los grupos de jóvenes que arribaron al país  también el 13 de enero, pero con una tarea diferente que desarrollar en la JMJ, se encuentra la peruana Zoila Santamaría, operaria en la viodeoteca del canal católico “JN19”.
Dijo que su interés en participar como voluntaria en la JMJ en Panamá surgió en la jornada realizada en  2016 en Cracovia, Polonia.
De Panamá  señaló que conocía muy poco, que la única referencia se la transmitió el año pasado una compañera de trabajo al manifestarle que el istmo panameño se encontraba entre los nueve  mejores destinos para visitar en 2019.
Las primeras experiencias sobre el país dijo que las experimentó en el Cerro Ancón del cual señaló es la parte de la naturaleza y el pulmón dentro de una ciudad moderna que crece al ritmo de países desarrollados.
Un día completo lo dedicó a explorar la Calzada de Amador y  el conjunto de las tres cintas costeras. De ambos expresó que son lugares agradables a la vista, con hermosos paisajes cerca al mar y a la naturaleza.
Panamá—resaltó— tiene una diversidad  cultural muy rica e impresionante y sitios que son patrimonios de la humanidad. “Espero, antes de irme, conocer la primera ciudad construida por los españoles en el litoral pacífico (Panamá Viejo)”.

 

Fotos